Mentoring CIMRS para lograr equipos efectivos
  • Categor√≠a: RRHH
  • Columnista: Kurt Goldman Zuloaga
Un equipo efectivo es aquel que cumple sus metas y alcanza los objetivos propuestos, utilizando de manera eficiente sus recursos. Potenciar grupos de trabajo para que alcancen un nivel de desarrollo que les permita este estado es crucial en las empresas modernas.

Existen diversos medios para desarrollar los recursos con los que cuentan los equipos, siendo el principal las capacidades de cada uno de sus integrantes. Esta es la razón del enfoque en el desarrollo de las competencias laborales como vía para potenciar equipos, así como el dotarlos de una forma de trabajar, una metodología, que permita el aprovechamiento de dichas capacidades en pro de los resultados específicos esperados.

En un afán de proponer nuevas alternativas para el mejoramiento de la efectividad de los equipos, Goldman Consultores ha diseñado e implementado una metodología denominada MENTORING CIMRS® que de manera simple, pero sistemática busca un mecanismo de autorregulación y de actuación participativa para el mejoramiento continuo del equipo.

Esta metodología de mentoring nace debido a que las actividades tradicionales de trabajo en equipo se enfocan generalmente en desarrollar habilidades muy genéricas con énfasis en la coordinación motriz y la participación activa en juegos y dinámicas que poco o nada tienen que ver con las verdaderas funciones que las personas realizan en sus puestos de trabajo.

Sin desmedro de que estas actividades de trabajo en equipo (outdoors por ejemplo) generan una sensación de bienestar, mayor cohesión grupal y de la valorización de conceptos como la participación, actitud positiva, humildad, colaboración, entre otros, que son vitales para el trabajo en equipo, también es cierto que en la mayoría de las ocasiones las personas vuelven a sus lugares de trabajo donde nada ha cambiado: sus rutinas, sus jefaturas, sus metas, sus procedimientos, los clientes, etc., etc... y es en esta situación cuando uno debe cuestionarse la efectividad de las actividades que supuestamente deberían fomentar el trabajo en equipo.

Por lo anterior, debemos separar lo que son actividades que apuntan a valorizar el trabajo en equipo, de las que buscan aumentar la eficiencia del equipo. Y nuestra propuesta MENTORING CIMRS® es un mecanismo que se enfoca a lograr cambios en la forma en que el equipo se esfuerza y trabaja para conseguir de manera inteligente sus metas.

La sigla CIMRS® contiene distintos elementos que deben considerarse en la metodología para aumentar la eficiencia de equipos de trabajo, siendo estos elementos los que se explican a continuación:

Contexto
Cada unidad organizacional que trabaja como equipo tienen una realidad, un contexto distinto a otros, y entender ese contexto es el primer paso para aumentar su eficiencia. No es lo mismo el trabajo en equipo que realiza el área comercial que el de mantención, aun cuando existan coordinación básicas o habilidades que ambos deban desarrollar y que de alguna forma son transversales a lo que todo equipo debe saber para constituirse como tal. El contexto lo determina el lugar físico, los canales comunicacionales, las funciones de sus miembros, los niveles de responsabilidad de sus integrantes, entre otros. Toda intervención debe diseñarse tomando como punto de inicio las realidades locales de cada equipo, porque lo que para algunos equipos sirve, para otros no.

Indicadores
El equipo identifica los procesos críticos, las funciones que agregan valor y las tareas claves para la creación de indicadores que se enfoquen en reflejar el rendimiento del equipo.

Metodología
En esta etapa, el consultor es una guía, que propone, discute y encausa las soluciones propuestas por el equipo, que determinan un producto concreto denominado PLAN DE ACCIÓN CONJUNTA (PLAC). La construcción del PLAC y el entrenamiento para implementar adaptaciones al mismo es lo central en esta fase.

Resultados
Los resultados del PLAC se analizan en un comité del equipo para verificar los ajustes que se implementarán. El rol consultor está en apoyar el proceso de análisis y de adaptación del Plan para la entrega del PLACD (definitivo)

Seguimiento
Durante el seguimiento, el consultor se reúne con el líder de equipo para dar retroalimentación acerca de la forma en que el equipo ha desarrollado sus funciones en torno al Plan, reorientando o validando los avances.

Los principios por los que se rige el MENTORING CIMRS® son Participación, Mejora Continua y Autonomía. Este último punto es de especial relevancia puesto que se espera que los equipos sean capaces de autorregular su funcionamiento sin la necesidad de terceros que controlen de forma permanente al equipo.

Esta metodología para que funcione al 100% debe contar con dos elementos críticos, que sin ellos, los resultados definitivamente no se verán:

Primero, contar con jefaturas que realmente crean que los equipos pueden mejorar, que se involucren, que apoyen las iniciativas, que “se la jueguen”.

Y segundo, el compromiso de la organización para dar los espacios de reunión a los equipos y para incorporar sus opiniones, aceptando aplicar los cambios o mejoras que el mismo equipo considera apropiado.